viernes, 28 de agosto de 2009

Madrid Barajas T4 - Casa





























video


Última etapa


Después de un vuelo interminable que nos hizo recorrer medio planeta, salimos de Pekín a las 11 de la mañana, parada obligada en Helsinki para hacer escala, y posteriormente vuelo de regreso a Madrid, la llegada fue a las 8 y 30 de la tarde

Llegando a casa tomamos la decisión de volver en bici a casa desde el aeropuerto, a priori se nos presentaban varias dificultades, la hora de llegada por la noche, no sabíamos muy bien cómo salir hacia Madrid desde la terminal y si era posible, así que al final ante estas disyuntivas fuimos en metro hasta alguna estación conocida, en este caso Nuevos Ministerios

Nada más aterrizar fuimos a recoger todo los equipajes, así como la bici, todo llego en perfectas condiciones, nos dirigimos a la salida de la terminal 4, y allí nos pusimos manos a la obra, montar nuestras maquinas¡¡¡ , la gente que pasaba por allí nos miraba con cierto estupor , (dos tíos sacando sus bicis de una caja de cartón y montándola a la salida de la terminal no debe ser muy habitual jejej)solo se detuvo a preguntarnos un chico cubano que pasaba por allí, estuvimos charlando un rato hasta que terminamos el montaje.

Una vez acabado nos dispusimos dirección al metro, pillamos los billetes y accedimos al suburbano, las metimos en el vagón, aquí ya no eran caras de estupor sino de asombro, ver dos bicis con alforjas en un vagón de metro y dos personas con la misma camiseta, eso sí que es imposible de ver jeje.

Al llegar a nuevos ministerios nos dirijimos a la salida y allí empezó el último tramo hasta casa, era una mezcla de sensaciones, por una parte el viaje había llegado a su fin con la correspondiente sensación de tristeza por acabar, pero con la satisfacción de haber completado la ruta y haber disfrutado de la experiencia.

Hasta el próximo viaje

Gambei

jueves, 20 de agosto de 2009

Dali - Visita de las Tres Pagodas y vuelta a Kunming



Nos encontramos en Dali, en la parte antigua de esta ciudad. Estamos alojados en el Hostel Sleepingfish regentado por una inglesa y una americana muy amables y atentas. El establecimiento es muy nuevo y ellas tienen mucha ilusión en su proyecto. Fue fantástico compartir esto con ellas tenemos que darles muy buena puntacion en su pagina web.
 
Este día decidimos visitar las Tres Pagodas situadas al norte de la ciudad antigua. Tres torres antiquísimas que han sobrevivido guerras y terremotos y aun siguen ahí, la verdad es que las dos pequeñas están un poco torcidas recordándonos a la torre de Pisa. Decidimos ir en bici, sin alforjas claro. Las atamos a un muro de roca y nos fuimos de Pagodas.
 
Cansados de tanta cuesta y tanto Buda nos fuimos a comer algo en el centro de Dali y mas tarde a actualizar algo el blog que lo teníamos dejado de lado.
 
Hicimos una segunda noche en Dali y al día siguiente nos dirigimos a la parte nueva de Dali a coger un autobús para Kunming. Montamos las alforjas de nuevo (la verdad que ilusión), plegamos las cajas y las atamos cual alas de un avión, y salimos planeando a por el bus. No teníamos ni idea de a cuantos km estaba la estación de autobuses pero al final se suman 17 km mas, jeje.
 
Metimos las bicis en la bodega de un autobús de los grandes sin muchos problemas y a dormir.
 
A mitad de camino a Kunming el autobús paro en una especie de gasolinera con tiendecitas. Lo gracioso es que había parado un grupo de militares con tropecientos camiones y estaban haciendo cola para entrar a las letrinas. Teníais que ver como estaban las letrinas...Todo un espectaculo!!! 
 
A la llegada a Kunming empezó otra nueva aventura, cruzar kunming para encontrar nuestro hostal con la caja de cartón plegada y todo un trafico caótico de coches motos, bicis. Lo curioso del tema es que hay carriles bicis y que nadie para pero nadie se choca (el caos controlado).
 
Por fin llegamos a nuestro destino y disfrutamos de una abundante cena en Kunming. Pero esta vez nos pasamos un poco ya que al día siguiente la tripa no estaba muy bien que digamos.

miércoles, 19 de agosto de 2009

Eryuan - Dali 61.58 km

video

Nuestro ultimo día de pedaleo. Un poco tristes pero con ganas de dejar las bicis, ya que nuestros culos y piernas nos lo pedían a gritos, se acercaba el final de nuestro China a Pedales. Nos quedaban 61 km para Dali, la ciudad de comienzo de nuestro viaje a pedales por China 11 dais atrás. Esta etapa la hicimos relajadamente, sin prisas, desayunamos en Eryuan y poco a poco íbamos quemando los kilómetros.

Nuestro cuerpo estallo de alegría cuando vimos el Lago Er Hai, lago pegado a Dali, con lo cual indicaba los últimos 30 km a meta. Lo que no sabíamos es que el ultimo tramo, que la carretera esta en obras y super bacheada, nos iba a costar tanto. Teníamos unas ganas enormes de llegar. Cuando alcanzamos la autopista de entrada a Dali al visualizar la Tres Pagodas com podíamos callar nuestros gritos de victoria. Al llegar a Dali lo celebramos con una Pijiu (cerveza) bien fresquitas.

Fuimos al hostal "Sleepifish" donde nos guardaban las cajas de cartón y los perros nos dieron una calurosa bienvenida.

Bien hecho muchachos... Desde aquí nos felicitamos a nosotros mismos por lograr uno de tantos sueños, casi 1000 km en bici por la provincia de Yunnan, China.

DATOS DE LA RUTA

KM DIA 61.58
TIEMPO INVERTIDO 3:26
VELOCIDAD MEDIA 17.62
VELOCIDAD MAXIMA 48.5
TIEMPO TOTAL 4:25

Shigu - Eryuan 122,74

video

De nuevo con las alforjas. Este día nos sonrió la fortuna y no llovía. Aqui parece que un día llueve al otro no y así durante todo el monzón. Nos pusimos como locos a pedalear ya que nuestro objetivo quedaba un poco lejos de donde estábamos. Nos dirigíamos de nuevo hacia Jianchuang, final de nuestra primera etapa, pero queríamos dormir en otro pueblo para no repetir y experimentar nuevos sitios. Nuestro destino era Eryuan, el balneario de aguas termales como premio a nuestro esfuerzo.

Pero para ello tuvimos que salir del valle del Yangtze, con lo cual subir de nuevo. El agua hizo algunos estragos sobre la Trek de Jero y perdimos un tiempo en ajustes del cambio, engrases y demás. Con todo a la perfección conseguimos salir del valle y entrar en un rompepiernas que nos hizo ver nuestro objetivo algo difuso. Pero al alcanzar Jianchuang nos dio alas y sobre terreno conocido nos regulamos las fuerzas. Sabíamos que nos quedaba una subida importante, ya que recodábamos una bajada larga en la que las cubiertas ''Decatlong'' fallaron. Lo que no nos acordábamos era de lo duro que era. Madre mía! allí echamos todo lo que nos quedaba y mas. Para colmo un tramo de unos tres kilómetros era pavés, hizo que maldijeramos algún que otro santo.

Agotados pero satisfechos conseguimos llegar a Eryuan. Localizamos los baños termales y de cabeza que nos metimos con los culotes de montar en bici a modo de bañador. Que merecido premio, estuvimos relajados en pozas de agua a unos 42 grados centígrados. Se nos quitaron todos los males.

Lo curioso del tema era que en este pueblo, y mas tarde nos daríamos cuenta que en practicamente todo china, eran las fiestas, y especialmente en Eryuan era la feria. Una feria tal cual las conocemos en España, con barracas y atracciones. Lo diferente era que habían puesto unos troncos de pino recubiertos de madera a los cuales le prendían fuego, tiraban petardos y bailaban alrededor.

Nos costo encontrar alojamiento, pero al final dimos con uno que en ultima planta era un karaoke que sonaba a todo trapo. Menos mal que la fiesta en este pueblo termino pronto y a eso de las 12 o la 1 de la noche paro. No lo recuerdo bien porque caímos redondos y como si hubieran estado cantando toda la noche, no nos hubiéramos enterado.

DATOS DE LA RUTA

KM DIA 122.74
TIEMPO INVERTIDO 6:48
VELOCIDAD MEDIA 17.66
VELOCIDAD MAXIMA 61.9
TIEMPO TOTAL 10:46

Qizong - Shigu 108,86 Km

video

Al día siguiente nada mas despertar, vimos que el día iba a estar pasado por agua no paraba de llover, pero teníamos ciertas esperanzas que mejoraría ,fuimos a desayunar a un pequeño comedor que había enfrente del hotel, nos pedimos un bol de noodles(fideo chino)con carne, cuando terminamos empaquetamos todos y salimos.
Otro día de descenso por el Yangtze, pero con una salvedad, en los 108 km que hicimos no paro de llover en ni un momento, lo que hizo del día una pesadilla. El agua era abundante, nos venia de todos lados, de arriba, del salpicado de los camiones y coches, de nuestras propias ruedas... en definitiva un auténtico pringue. Las manos y los pies los teníamos arrugados, y con poco humor y casi sin hablarnos durante todo el trayecto, pedaleamos horas y horas hasta el pueblo Shigu donde el rio Yangtze da un giro de 360 grados y desciende por otro valle dirección norte. En este punto encontramos un buen hostal para darnos una ducha de agua caliente y descansar.

Después de este duro día, nos sentimos orgullosos que nuestra media de pedaleo bajo condiciones adversas. Lo celebramos con una buena cena en la que nos sorprendió un plato exquisito, una especie de costillas de cerdo en salsa agridulce. Mmmmm! aun me estoy acordando. De lo mejor que hemos probado hasta el momento. No fue lo mismo al día siguiente, en el desayuno, cuando al pedir, de nuevo mediante signos, nos sacaron un plato de una especie de callos que al paladar no estaba especialmente apto para europeos. Digo cachos porque era lo único distinguible dentro del plato, el resto os lo dejo a vuestra imaginacion.
DATOS DE LA RUTA

KM DIA 108.86
TIEMPO INVERTIDO 5:01
VELOCIDAD MEDIA 21,42
VELOCIDAD MAXIMA 48,8
TIEMPO TOTAL 6:14




lunes, 17 de agosto de 2009

Shangri-La - Qizong 109,51 Km

video

Después el día de relax por Shangri-la, ya era hora, nos dispusimos hacer la siguiente etapa que nos conduciría a Dequin, teníamos dudas de si seguir o girar ya de vuelta por el río Yangtze, todo se aclararía mas adelante, la carretera dicto sentencia jeje, ya saliendo de Shangri-la nombre dado por la novela americana, horizontes perdidos de james Hilton , ya que el nombre original es Zhondiang.

Saliendo de la ciudad nos encontramos aun cicloturista chino ya entrada en anitos, con una bici cóndor del 93, que nos enseno orgulloso, tras los saludos protocolarios seguimos la marcha, la carretera picaba para arriba todo el rato, recordar que Shangri-La se encuentra a 3300 m de altura, se notaba la falta de aire en algún tramo, pero bueno con el plato pequeño y a ritmo ibamos superando las dificultades hasta que llegamos arriba e hicimos un pequeño descanso para reponer fuerzas

Se presentaba una bajada pronunciada donde nos encontramos cierto trafico de camiones y coches fuimos adelantando poco a poco, la bajada era vertiginosa, unos km mas tarde ya estábamos en el cruce famoso, donde los caminos se separaban, seguir hasta Dequin o girar hacia el Yangtze, ante tal duda fuimos a preguntar en un restaurante que había en el pueblo, aquí tuvimos la anécdota del día, sacamos el mapa y empezamos a preguntar a un policía que había fuera, pero no supo contestarnos así que entramos al restaurante, allí había un grupo de gente celebrando algo, de repente todo el mundo se levanto empezaron hablar entre ellos, menudo jaleo se formo, todos salieron ala calle para indicarnos, la carretera a Dequin nos hicieron gestos que tenia una pendiente como el Himalaya jején, que era mejor torcer a la izquierda , dirección a Dali, nos despedimos de todos los que había allí, el que nos indico lo de la pendiente llevaba dos coches de policía de escolta por lo que dedujimos que era un político local.

Nada mas torcer había una bajada fuerte, que nos conducía siguiendo el curso del río amarillo,hacia nuestro destino que en este caso era un poco imprevisible, decir que alo largo de todo el camino hemos encontrado pueblos muy bien abastecidos de agua y de todo tipo de alimento, así que no nos preocupaba mucho, y sino tenemos todo lo necesario para sobrevivIr en el campo, tras mucho km de rodar a buen ritmo, llegamos a un pueblecito llamado Qizong, el cual nos pareció un buen sitio para descansar.



DATOS DE LA RUTA

KM DIA 109.51
TIEMPO INVERTIDO 5:01:02
VELOCIDAD MEDIA 21,49
VELOCIDAD MAXIMA 62,5
TIEMPO TOTAL 8:38:26



Shangri-La visita al Templo Tibetano



Nuestro día de descanso se centro en la visita a un templo tibetano al norte de la ciudad de Shangri-La. Se trata del monasterio "Ganden Sumtseling Monastery" destruido en los anos 60 y reconstruido posteriormente, En la actualidad, según la guia, alli se encuentran viviendo unos cuatrocientos monjes tibetanos.
 
El templo es curioso, pero mucho mas es ver a los monjes con sus túnicas rojo oscuro y naranja contando fajos de billetes de los depositados por los turistas, y hablando por unos pedazo moviles que nos gustaría tener nosotros. A pesar de este contraste algo artifical os dejamos algunas fotillos ya que impresiona a la vez que atemoriza sus representaciones divinas.

Cabaña de pastores - Shangri-La 70,54 km

video

Salimos de las cabañas con rumbo a Shangri-La, nuestro final de etapa. Como siempre en estos parajes subida y subida por sinuosas curvas. No sabemos a que altura estaríamos, pero próximos a los 4.000 metros ya que Shangri-La esta a unos 3.300 metros y una vez culminado el puerto es todo bajada hasta esta ciudad. En ocasiones teníamos que dar especies de suspiros profundos, digo yo que por la falta de oxigeno. Pero allí que estábamos, Eduardo y yo bregando y chupando kilómetros. tras finalizar el puerto una larga y tranquila bajada nos hizo descender por valles donde se mezclaban yaks, caballos, cerdos de pelo negro, etc.

Antes de legar a Sangri-La a unos 20 km mas o menos nos encontramos con el primer Sorten. Este punto estaba lleno de autocares de turistas chinos con abrigos hasta los tobillos. Un fuerte contraste de la soledad de las montanas con la civilizaci'on y el turismo masivo. Se trataba de la entrada a un parque "Bita Lake", un lago en medio de bosques en el que te ofrecían paseos a caballo al rededor del lago.

Con ganas de llegar a nuestro destino, rodamos incansablemente hasta las primeras casas de Shangri-La donde tomamos algunos deliciosos arroces. Con la tripa llena y felices intentamos buscar alojamiento, cosa difícil porque nos costo bastante tiempo encontrar la parte antigua. Los mapas de las guias no son muy buenos y encima te confunden. Dimos con un hostal curioso y allí hicimos descanso.

Decidimos estar dos noches en Shangri-La para recuperar fuerzas y adecuarnos a estas alturas.

La noche de nuestra llegada nos tomamos unas cervezas en un bar que nos atrajo la música, como no! al entrar un grupo de chavales chinos nos invitaron a que nos sentáramos con ellos. Al rato estábamos integrados en el grupo. Al cabo del tiempo y tras unas cervecitas empezaron a tocar música y a cantar. Entraron tres americanos que también les invitaron a sentarse y compartir la fiesta. Poco a poco el ambiente se fue caldeando y empezó una batalla de canciones entre los chinos, los americanos y nosotros. Ganaron los chinos por mayoría, esta claro, pero por chillones también.

La noche termino todos bailando como locos en corro por turnos bailando en el centro. Pena no haber grabado el breakdance que se marco el Jero.


Proximidades de Haba - Cabaña de pastores 76.72 km

video

Sentimos la no actualización del blog por motivos claros. No Internet en las montanas. Pero empezamos a actualizarlo poco a poco para compartir nuestras experiencias.
Nos levantamos algo doloridos por dormir en el suelo y mojados ya que no paro de llover en toda la noche. El doble techo de la tienda calo y algunas cosas se mojaron. La ropa en su mayoría aguanto al estas dentro de las alforjas a pesar de haber estado toda la noche bajo el agua. Al menos nuestras bicis se limpiaron un poco, jeje.

Nos pusimos a recoger y dos especies de toros (mezcla de toro y yack) se empezaron a dar topetazos a escasos metros de nosotros, lo que faltaba, ahora unos San Fermines a lo Mandarín. En pocos minutos ya estábamos con algo de comida en la tripa y pedaleando, mejor dicho subiendo, subiendo. Alcanzamos el alto del puerto, nos quedaban unos 5 km hasta lo alto, pero mereció la pena acampar donde lo hicimos. Sin duda era el mejor sitio.

La subida nos compenso con una estupenda y fresca bajada. Las nubes nos envolvían y hacían que el entorno fuera misterioso. Tras kilómetros alcanzamos el pueblo donde habían unas piscinas naturales en las que la alta cantidad de cal del agua precipitaba dejando escalones blancos donde la gente se agrupaba para hacer algunas fotos en un paisaje tipo lunar. Allí comimos algo y proseguimos nuestra ascensión. Tras una larga subida ascendimos al pueblo Annan donde intentamos preguntar por donde estábamos y cuanto nos quedaba, pero como si les habláramos en chino, nadie nos entendía y no les entendíamos. Decidimos continuar pero la lluvia empezó y no tenia pinta de parar.

Cansados de pedalear bajo la lluvia en una curva vimos un conjunto de cabañas de pastores que parecía el final del puerto, pero no era así. Los pastores salieron a vernos y nos invitaros a entrar en una cabaña, sentarnos al fuego para secarnos y entrar en calor. Así lo hicimos, con señas nos indicaron que si queríamos beber algo. Nos ofrecieron licor de arroz (algo parecido al Sake japonés) la verdad que después de unas cuantas tazas que brindamos con ellos entramos en calor. Luego una pareja de pastores con sus hijos nos ofrecieron entrar en su cabaña y que comiéramos. Nos prepararon una sencilla y deliciosa cena. Arroz con patatar fritas con panceta. Nos supo a gloria a pesar de la precariedad de la cocina y de la propia cabaña, que tenia goteras por todos lados y los cerdos que andaban sueltos alrededor de las cabañas abrían la puerta y intentaban entrar. Situación más surrealista.

Después de extendida sobremesa en la que Edu y yo nos mirábamos como diciendo: que hacemos aquí?, nos dijeron que podíamos dormir en la cabaña de al lado. Nos hicieron un poco de hueco retirando trastos y nos ofrecían una especie de cama que eran ni mas ni menos que unos tablones elevados de no se que forma, pero nada fiable para aguantar el peso de Edu y el mío. Una vez dentro y con la puerta cerrada montamos la tienda sin doble techo y de esa forma mantuvimos aislados de los bichos y del frío.
La verdad es que dormimos de lujo. A la mañana siguiente nos invitaron a desayunar con ellos un rico pan cocido al vapor y pimientos verdes picantes.

Nos dieron una lección de hospitalidad y de sencillez digna de recordar allá por donde vayamos.

DATOS DE LA RUTA

KM DIA 76.72
TIEMPO INVERTIDO 5:32:11
VELOCIDAD MEDIA 13,68
VELOCIDAD MAXIMA 55,8
TIEMPO TOTAL 10:00

miércoles, 12 de agosto de 2009

Daju - proximidades de Haba 56,59 Km

video

Nos levantamos temprano, con la fresca, jeje. Menuda noche de calor tropical que ni el ventilador que teníamos en la habitación deba a basto. Nos esperaba una dura y bonita etapa con un montón de incertidumbres.

Después de preparar las alforjas y nuestras bicis y tras dar uso a unas letrinas, letrinas, letrinas en toda regla... nos pusimos en marcha camino hacia al rió Yangze. La carretera se convirtió en un laberinto de sendas que nos hicieron perdernos unas cuantas veces, pero para eso estaban los lugareños, para mirarnos con la boca abierta e indicarnos con signos: "Por ahi no! por allí!".

Una vez en el buen camina, nos impresiono el pedazo de rió con aguas marrones y con fuertes remolinos, y al fondo unas barcazas que eran las que teníamos que usar para poder cruzar al otro lado, ya que por aquí no hay puentes (la verdad es que menudo pedazo de puente tendrían que construir para que unos lugareños y unos cuantos turistas perdidos como nosotros lo usen).

Llego el momento de bajar a la orilla del Yangze. Era un entramado de caminos serpenteantes en una especie de terraplén con increíble pendiente que no quedaba claro la seguridad. Le preguntamos a un pastor que nos indicaba que para abajo, como sus vacas. Así lo hicimos, mientras había senda todo bien, desmontados de la bici y agarrandola bien porque esta pesa lo suyo, no había problema. Lo malo fue que la senda estaba cortada por un pequeño desprendimiento del terraplén, tuvimos que quitar las alforjas y pasar poco a poco las cosas. Madre mina un fallo y bajamos rodando hasta el agua.

A malas penas conseguimos llegar a lo que era el embarcadero. Estaba la barcaza pero allí no parecía que hubiera nadie. Gritamos "nihao!" y al rato sale un hombrecillo de una cueva en calzoncillos y una camiseta de tirantes fuxia. Todo un espectáculo. Le dijimos que queríamos cruzar el rió y con senas, ruidos y gemidos nos dijo que tenia que venir la barcaza del otro lado y recogernos. Pero no veíamos a nadie en el otro lado, con lo cual a esperar. Mientras el hombrecillo se vistió y se puso a preparar su desayuno, encendió un fueguecito y arranco una plantitas de su pequeño huerto en el alcorque de un sauce llorón. Y mientras nosotros esperando todo pasmados.

No fue mucha la espera y al final se vio movimiento en el otro lado del rió, bajaba gente por el otro otro terraplén contrario y a los pocos minutos la barcaza estaba en nuestra orilla. Nos montamos con todo el equipo y con el motor a todo trapo la barcaza y la maestría del barquero pudo con la fuerte corriente del Yangze. Esto no fue nada comparado con lo que nos quedaba. Una subida serpenteante parecida a la que bajamos aunque era mas camino. Esta tenia unos rampones que imposible de tirar de nuestras bicis. Sudamos lo que no esta escrito, Madre mía! solo de pensarlo empiezo a sudar otra vez.

Al final conseguimos cruzar el rio y recuperar el aliento tomándonos unos zumos en una tienda del pueblecito o grupo de casas que había al conectar el camino con la carretera.

Desde este punto nos dirigimos a nuestra izquierda, dirección al Tiger Leaping Gorge (La Garganta del Tigre). Es una impresionante falla por que el Yangze para por el fondo de una estrecha garganta con unos desniveles de 3000 metros de altura entre las crestas montañosas y el rio. No hay palabras. Nuestra ruta tenia que adentrarse por este estrecho paso para luego volver hacia atrás y retomar nuestra dirección a Shangri-La.

Recorrimos como hasta la mitad, hasta un puesto de comidas donde otros turistas se reunían para contemplar esta maravilla. Desde allí quitamos las alforjas y las dejamos a buen recaudo a las cocineras del restaurante y nos adentramos un poco mas en la garganta.

Saciados de tan impresionante paisaje nos dimos la vuelta, recogimos nuestras alforjas y andamos lo andado. En el puesto de los zumos compramos agua y algo de comida para llevarnos. Una vez con todo lo necesario para la subsistencia empezó nuestra gran ascensión, con un calor de justicia y el sol en lo mas alto.

La subida no se puede contar, es indescriptible, se resume muy rápido pero fueron interminables horas pedaleando y pedaleando. Curvas y curvas que serpenteando poco a poco dejábamos atrás y en el hondo el valle del río Yangze. Nos encontrábamos campesinos y pastores por el camino que nos miraban con cara de alucinación. Los niños emocionados corrían detrás y delante de nosotros, muchas veces retandonos y diciendonos que eran muy fuertes.

Cansados y con el dia que nos decía que se acababa encontramos una explanada entre unas curvas que nos incitaba a montar nuestra tienda, cocinar unos noodles y a dormir. Era un sitio en las proximidades del pueblo Haba en un parque natural que lleva su nombre.

Visto y no visto, la noche cambio y empezó a llover, y no paro en toda la noche lo que hizo que parte de nuestro equipaje se mojara e incluso la tienda y el teléfono móvil con la tarjeta de china.

DATOS DE LA RUTA

KM DIA 56,59
T.INVERTIDO 5:00
V.MEDIA 10,83
V.MAX 52,02
T.TOTAL 10:32

Lijiang - Daju 88,50 km

video

Salimos de Liajang muy temprano hacia un día esplendido, antes de nada preguntamos en el hostal donde estábamos, la ruta que íbamos afrontar, nos recomendo que era una locura esa carretera para la bici, que mejor tomaramos la carretera principal, después de unos momentos de duda al final decidimos hacer la ruta por la montana, ya que parecía espectacular como asi fue posteriormente.

Comenzamos a pedalear bajo un sol de justicia, la salida de la ciudad era complicada con lo cual estuvimos preguntando unas cuantas veces, hasta que salimos de allí, los primeros km eran rectas interminables tirando hacia arriba se hacia un poco duro, hasta que llegamos al primer peaje de entrada al parque natural, había que pagar unos cuantos yuanes para entrar, una vez hecho los tramites oportunos, nos dispusimos a continuar la ruta, otro repecho mas y subida constante durante muchos km, encima empezó a llover así que nos tuvimos que parar a poner los chubasqueros, en una especie de parque de Tematico que había

Proseguimos la ruta,comenzaba una pequeña bajada que nos conducía a Blue Moon Valley, allí hicimos otra parada y nos hicimos la fotos de rigor, es una especie de aguas naturales, que como dice su nombre era de azul cristalino, me recordaba a los lagos de alta montana, con la peculiaridad china que dentro de uno de ellos había unas cascadas de roca caliza , allí tenían unos yak para los turistas si querían montarse y hacerse las fotos jeje.

Una vez visto el espectáculo volvimos a la carretera, ante nosotros aparecían dos caminos, y no lo teníamos muy claro por donde seguir, así que estuvimos preguntando, paramos varios carritos de estos donde llevan a los turistas, a ver si conocía el camino, la respuesta fue negativa, hasta que nos acercamos a un taxista, y con el mapa delante le indicamos el pueblo, por signos nos comento que era todo recto, así que seguimos nuestro camino, un sube baja constante hasta que de repente, comenzo un empedrado muy fuerte para arriba, la bici se quedaba clavada, con plato pequeño y casi no avanzabamos, nos poníamos en el lateral del arcén que era como tierra y se avanzaba mejor , la subida fue muy dura hasta que la carretera mejoro,todo esto con un sol abrasador y camiones echándote humo


Después coronamos el Puerto a 2093 metros, nos deparaba una bajada reparadora de unos cuantos km , y otra vez un sube y baja continuo en una carretera muy bien asfaltada, rodeados de montanas espectaculares que no terminaba nunca, a 35 km del final de la ruta empezaba una bajada espectacular al pueblo de Daju, llena de curvas, viendo de fondo el valle y las construcciones típicas, un momento inolvidable,llegamos por fin!!, preguntamos en un pequeño establecimiento donde podíamos dormir, nos indicaron que mas adelante había un pequeño hotel, allí descansamos esa noche, con la satisfacción de haber terminado la etapa

Después una cena reparadora en el pequeño establecimiento de antes , al finalizar pedimos alcohol de arroz(Mijiu) que nos sirvio en una garrafa de gasolina, era puro aguardiente que te quemaba la garganta, y a ver el partido amistoso que tenia puesto e la tele Inter- Lazio, al finalizar nos hicimos unas fotos, un tio super majete, todo la cena nos costo 25 yuanes, unos 2,5 euros.... y a dormir que ya era hora.

DATOS DE LA RUTA

KM DIA 88.50
TIEMPO INVERTIDO 4:56
VELOCIDAD MEDIA 17,64
VELOCIDAD MAXIMA 62,7.8
TIEMPO TOTAL 7:35

viernes, 7 de agosto de 2009

Lijiang


Hoy nos hemos tomado el día de descanso. Nos lo hemos merecido. Esta ciudad tiene muchas cosas que ver, experimentar y hermosos lugares para relajarnos. Parece increíble pero anoche, tras los ciento y pico kilómetros nos fuimos de cervezas por la parte antigua de Lijiang y terminamos con un grupo de chinos muy divertidos. Estos tenían muy buen rollo, estaban tocando la guitarra con harmónica y bongos. Nos invitaron a unas cervezas y estuvimos con ellos aunque no entendíamos ni patata. Hasta yo me puse a tocar unos temas con la guitarra y todo.
 
Tras cerrar el bar nos fuimos al hostal a dormir algo contentos, jeje. Cogimos la cama con locura, por cierto no he conocido cama mas dura en mi vida, pensé en poner la esterilla para ver si así mejoraba algo.
 
Amanecimos en Lijiang algo aturdidos y tras actualizar el blog nos fuimos a comer algo. Luego visitamos un templo chino llamado "Pagoda de los Diez Mil Anos" en lo alto de una colina entre la ciudad antigua y la moderna Lijiang. Espectaculares vistas de ambas épocas. La primera un campo repleto de tejados grisáceos oscuros con caótica distribución pero generando una homogeneidad al mismo tiempo, la segunda una amplia extensión de edificios muy dispares unos de los otros, altos, bajos de diferentes colores, típico de la masiva expansión urbanística.
 
Tras ese paseo nos echamos un siesta en uno de los jardines del templo. Luego nos fuimos a parte de la moderna ciudad y encontramos el barrio de los masajes. El Edu y yo nos metimos en uno que aparentaba ser de confianza y con la palabra de one full, nos dieron un masaje de flipar.
 
Primero nos metieron los pies en un barreno de madera con agua muy caliente y con flores aromáticas, al mismo tiempo una china nos daba un masaje en la espalda que no precisamente eran caricias. Se acercaba mas a una paliza. tras liberarnos de los nudos musculares empezaron con lo pies, a veces teníamos que hacer el esfuerzo de aguantarnos las cosquillas. Termino con un masaje en la piernas y unos cuantos tirones. Ya estamos listos para nuestra tercera etapa en bici!!!! Go to the Tiger Leaping Gorge (La Garganta del tigre)...