lunes, 17 de agosto de 2009

Cabaña de pastores - Shangri-La 70,54 km

video

Salimos de las cabañas con rumbo a Shangri-La, nuestro final de etapa. Como siempre en estos parajes subida y subida por sinuosas curvas. No sabemos a que altura estaríamos, pero próximos a los 4.000 metros ya que Shangri-La esta a unos 3.300 metros y una vez culminado el puerto es todo bajada hasta esta ciudad. En ocasiones teníamos que dar especies de suspiros profundos, digo yo que por la falta de oxigeno. Pero allí que estábamos, Eduardo y yo bregando y chupando kilómetros. tras finalizar el puerto una larga y tranquila bajada nos hizo descender por valles donde se mezclaban yaks, caballos, cerdos de pelo negro, etc.

Antes de legar a Sangri-La a unos 20 km mas o menos nos encontramos con el primer Sorten. Este punto estaba lleno de autocares de turistas chinos con abrigos hasta los tobillos. Un fuerte contraste de la soledad de las montanas con la civilizaci'on y el turismo masivo. Se trataba de la entrada a un parque "Bita Lake", un lago en medio de bosques en el que te ofrecían paseos a caballo al rededor del lago.

Con ganas de llegar a nuestro destino, rodamos incansablemente hasta las primeras casas de Shangri-La donde tomamos algunos deliciosos arroces. Con la tripa llena y felices intentamos buscar alojamiento, cosa difícil porque nos costo bastante tiempo encontrar la parte antigua. Los mapas de las guias no son muy buenos y encima te confunden. Dimos con un hostal curioso y allí hicimos descanso.

Decidimos estar dos noches en Shangri-La para recuperar fuerzas y adecuarnos a estas alturas.

La noche de nuestra llegada nos tomamos unas cervezas en un bar que nos atrajo la música, como no! al entrar un grupo de chavales chinos nos invitaron a que nos sentáramos con ellos. Al rato estábamos integrados en el grupo. Al cabo del tiempo y tras unas cervecitas empezaron a tocar música y a cantar. Entraron tres americanos que también les invitaron a sentarse y compartir la fiesta. Poco a poco el ambiente se fue caldeando y empezó una batalla de canciones entre los chinos, los americanos y nosotros. Ganaron los chinos por mayoría, esta claro, pero por chillones también.

La noche termino todos bailando como locos en corro por turnos bailando en el centro. Pena no haber grabado el breakdance que se marco el Jero.


No hay comentarios:

Publicar un comentario