lunes, 17 de agosto de 2009

Proximidades de Haba - Cabaña de pastores 76.72 km

video

Sentimos la no actualización del blog por motivos claros. No Internet en las montanas. Pero empezamos a actualizarlo poco a poco para compartir nuestras experiencias.
Nos levantamos algo doloridos por dormir en el suelo y mojados ya que no paro de llover en toda la noche. El doble techo de la tienda calo y algunas cosas se mojaron. La ropa en su mayoría aguanto al estas dentro de las alforjas a pesar de haber estado toda la noche bajo el agua. Al menos nuestras bicis se limpiaron un poco, jeje.

Nos pusimos a recoger y dos especies de toros (mezcla de toro y yack) se empezaron a dar topetazos a escasos metros de nosotros, lo que faltaba, ahora unos San Fermines a lo Mandarín. En pocos minutos ya estábamos con algo de comida en la tripa y pedaleando, mejor dicho subiendo, subiendo. Alcanzamos el alto del puerto, nos quedaban unos 5 km hasta lo alto, pero mereció la pena acampar donde lo hicimos. Sin duda era el mejor sitio.

La subida nos compenso con una estupenda y fresca bajada. Las nubes nos envolvían y hacían que el entorno fuera misterioso. Tras kilómetros alcanzamos el pueblo donde habían unas piscinas naturales en las que la alta cantidad de cal del agua precipitaba dejando escalones blancos donde la gente se agrupaba para hacer algunas fotos en un paisaje tipo lunar. Allí comimos algo y proseguimos nuestra ascensión. Tras una larga subida ascendimos al pueblo Annan donde intentamos preguntar por donde estábamos y cuanto nos quedaba, pero como si les habláramos en chino, nadie nos entendía y no les entendíamos. Decidimos continuar pero la lluvia empezó y no tenia pinta de parar.

Cansados de pedalear bajo la lluvia en una curva vimos un conjunto de cabañas de pastores que parecía el final del puerto, pero no era así. Los pastores salieron a vernos y nos invitaros a entrar en una cabaña, sentarnos al fuego para secarnos y entrar en calor. Así lo hicimos, con señas nos indicaron que si queríamos beber algo. Nos ofrecieron licor de arroz (algo parecido al Sake japonés) la verdad que después de unas cuantas tazas que brindamos con ellos entramos en calor. Luego una pareja de pastores con sus hijos nos ofrecieron entrar en su cabaña y que comiéramos. Nos prepararon una sencilla y deliciosa cena. Arroz con patatar fritas con panceta. Nos supo a gloria a pesar de la precariedad de la cocina y de la propia cabaña, que tenia goteras por todos lados y los cerdos que andaban sueltos alrededor de las cabañas abrían la puerta y intentaban entrar. Situación más surrealista.

Después de extendida sobremesa en la que Edu y yo nos mirábamos como diciendo: que hacemos aquí?, nos dijeron que podíamos dormir en la cabaña de al lado. Nos hicieron un poco de hueco retirando trastos y nos ofrecían una especie de cama que eran ni mas ni menos que unos tablones elevados de no se que forma, pero nada fiable para aguantar el peso de Edu y el mío. Una vez dentro y con la puerta cerrada montamos la tienda sin doble techo y de esa forma mantuvimos aislados de los bichos y del frío.
La verdad es que dormimos de lujo. A la mañana siguiente nos invitaron a desayunar con ellos un rico pan cocido al vapor y pimientos verdes picantes.

Nos dieron una lección de hospitalidad y de sencillez digna de recordar allá por donde vayamos.

DATOS DE LA RUTA

KM DIA 76.72
TIEMPO INVERTIDO 5:32:11
VELOCIDAD MEDIA 13,68
VELOCIDAD MAXIMA 55,8
TIEMPO TOTAL 10:00

No hay comentarios:

Publicar un comentario